Make your own free website on Tripod.com

                    S  A  L  V  A  D  O  R      D  A  L  I

En 1901 en Figueras, España, nació Salvador Gallo Anselmo Dalí, el primogénito de Filipa Domenech Ferres y el ilustre notario Salvador Dalí Cusi. Tuvo una corta vida: Apenas 23 meses.

 

En el mismo lugar, nueve meses más tarde, a las 8:45 de la mañana del 11 de mayo de 1904, se reencarnó en el segundo hijo de la pareja: Salvador Felipe Jacinto Dalí y Domenech. Al menos eso le dijeron sus padres al pequeño, en las constantes visitas a la tumba de su hermano mayor, lo que le causó una particular obsesión con la descomposición y la putrefacción. Fue criado como si él y su hermano fueran una misma persona. La memoria del fantasma lo perseguiría durante toda su vida.

 

Pronto, Salvador se convirtió en el rey de la casa. Sus padres lo trataban verdaderamente como tal y su disfraz preferido —cuando no era el de marinerito— era el de emperador.

 

En 1908 nació su hermana menor, Ana María —que años más tarde sería su modelo—, pero Salvador siguió siendo el pequeño dictador de la familia. Una familia que lo llenaba de sentimientos contradictorios: Su madre era una ferviente católica y su padre un consumado militante ateo.

 

En 1910 fue enviado al Colegio Hispano - Francés de la Inmaculada Concepción. Los compañeros lo hicieron el eje de sus burlas arrojándole insectos, especialmente saltamontes. Este bicho luego se convertiría en un símbolo de horror que plasmaría en su época surrealista.

 

EL CHICO COMENZÓ A PINTAR

 

A los 10 años empezó a pintar, pero sus trabajos más notables los realizó a partir de los 13 años. Durante este período Dalí comenzó a veranear en la casa de una familia de músicos, poetas y pintores, los Pichot. Fue asi que se despertó en Salvador un apasionado interés por el arte y pronto su padre le puso un pequeño estudio de pintura.

 

En 1916 lo mandaron al colegio Marista de Figueras y paralelamente inició sus estudios formales artísticos en la Escuela Municipal de Dibujo bajo la tutela de Juan Nuñez. Al año siguiente su padre organizó en su casa, una pequeña exhibición de los dibujos al carbón de Dalí.

 

En 1919 un amigo de su padre le compró los primeros cuadros, "para que el adolescente no se sintiera mal". Influenciado por los Pichot, Dalí se consideraba a si mismo un impresionista. Su padre le permitió seguir con su carrera, con la condición de que concurriese a la Escuela de Bellas Artes de Madrid para recibir el título de profesor. El joven Salvador aceptó.

 

El 6 de febrero de 1921 murió la madre de Salvador y unos meses más tarde su padre se casó con la hermana de esta: "la tía Catalina".

 

EL COMPINCHE DE GARCÍA LORCA Y BUÑUEL

 

En 1922 ingresó a la Academia de San Fernando en Madrid y se mudó a la Residencia de Estudiantes. Allí, a los 18 años formó parte de la joven elite intelectual que marcaría el rumbo del arte en el siglo XX. Sus amigos y compinches de entonces fueron Federico García Lorca y Luis Buñuel. Con Lorca estableció una íntima amistad. Como lo definió Dalí mismo: "El mejor amigo de mi adolescencia agitada".

 

En aquel tiempo, Dalí, empezó a experimentar con el cubismo, encerrado en su cuarto. Cuando sus compañeros descubrieron sus trabajos secretos, Dalí se convirtió instantáneamente en una personalidad de culto. También se transformó en un líder encabezando una protesta en la Academia que le valió un año de suspensión por "romper la disciplina e incitar a la rebelión". En 1924 fue encarcelado por 35 días bajo el cargo de subversión y en diciembre fue reincorporado a la Academia.

 

En junio de 1926 se negó a rendir un examen final oral. Cuando los profesores le dijeron que debía hablar sobre Rafael, Dalí se negó a contestar y gritó que el sabía mucho más sobre el tema que sus examinadores. Inmediatamente fue expulsado de la Academia.

 

Volvió a Figueras y al año siguiente cumplió con el servicio militar obligatorio. No dejó de intercambiar correspondencia con su amigo García Lorca y durante un tiempo dentro de los sobres le mandó las ilustraciones para su obra de teatro "Mariana Pineda". En 1928, al terminar el año de milicia comenzó a viajar asiduamente a París para encontrarse con su admirado Picasso. Por 1a vez obtuvo un verdadero reconocimiento internacional al presentar su óleo "Canasta de pan" en la exposición internacional de Pitsburgh, Pennsylvania.

 

GALA Y EL SURREALISMO

 

En 1929 Dalí y su amigo Luis Buñuel realizaron la película "El Perro Andaluz". Luego Salvador viajó a París para encontrarse con el Pintor Joan Miró y el grupo surrealista encabezado por André Bretón. Los surrealistas le retribuyeron la visita y fueron a la casa de campo de la familia de Dalí en Cadaques. Los visitantes fueron Magritte, Buñuel y el poeta Paul Eluard con su esposa, la rusa Helena Dimitrievna Diakonova Daulina, más conocida como Gala. El flechazo entre Gala y Salvador fue instantáneo. Gala —11 años mayor que él— había estado con Eluard, con Breton y probablemente con Buñuel. Dalí le confesó que era virgen Cuando el grupo volvió a París, Gala se quedó con Dalí. Pero el padre de Salvador no aprobó la relación y los expulsó de la casa familiar.

 

Sin trabajo y sin dinero, se mudaron a una pequeña casa en un pueblito llamado Port Lligat. Dalí se dedicó a pintar y a vender sus cuadros para poder subsistir.

En 1933 de formó el grupo zodíaco con amigos del artista y coleccionistas, con el objetivo de sostenerlo económicamente.

 

JUICIO A DALI

 

En 1934 Gala y Dalí se casaron en una simple ceremonia civil y Dalí fue expulsado del movimiento surrealista en París. Se hizo una parodia de juicio, encabezada por Bretón, en donde se lo acusó de no respetar los lineamientos del grupo. Dalí lo explicó bien: "Toleraron hasta cierto punto mis elementos escatológicos [...] Me autorizaban la sangre. Podría añadirle un poco de caca. Pero no tenía derecho a emplear sólo la caca".

 

También se lo acusó de simpatizar con Hitler. Cuando Dalí lo único que había hecho con sus cuadros era ironizar con la figura del Führer imaginándoselo con cuerpo de mujer. Escribió Dalí : "Yo les expliqué, que no podía ser nazi, pues si Hitler conquistaba Europa, aprovecharía la oportunidad para mandar al otro mundo a todos los histéricos de mi especie, como ya lo había hecho en Alemania, tildándolos de degenerados.

Y agregó : "Asimismo, el fanatismo exacerbado que yo sentía por Freud y Einstein, ambos expulsados de Alemania por Hitler, demostraba [...] que este último no me atraía más que como objeto de mi delirio".

 

DALI Y FREUD

 

En 1936 Gala y Dalí abandonaron España y se instalaron en Francia, a causa de la Guerra Civil. Dalí viajó a Londres para encontrarse con el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud. Freud negó que el inconsciente pueda ser expresado pictóricamente. Dalí dijo que el no se consideraba a si mismo Surrealista sino Daliniano. Unos días mas tarde, un periodista le preguntó que era el surrealismo. Dalí contestó : "El surrealismo soy yo". Ese mismo año apareció por primera vez en la portada de la revista Time.

 

En 1940, unas pocas semanas antes de que los nazis invadieran Francia, Dalí y Gala huyeron en transatlántico hacia los Estados Unidos, con unos pasajes pagados por Pablo Picasso. Dalí llevó consigo una serie de cuadros. La mayor parte de la obra pictórica de Dalí que quedó en Europa fue destruida por los nazis. Dalí no se había equivocado.

 

AVIDA DOLLARS

 

Una vez instalados, llegó a los Estados Unidos, André Bretón. Dalí en seguida lo llamó para darle la bienvenida. Pero el poeta seguía hablando mal del pintor y había compuesto un anagrama vengativo con el nombre Salvador Dalí: Avida Dollars. Dalí dijo al respecto: "No era un hallazgo de gran poeta [...] sin embargo debo reconocer que se ajustaba a mis ambiciones inmediatas de entonces. [...] El anagrama avida dollars constituyó un talismán para mí. Rindió generosa, dulce y monótonamente un manantial de dólares".

 

Permaneció ocho años en Nueva York. Allí comenzó con su período clásico en donde introdujo temas tradicionales y universales. Gala le enseñó a relacionarse con la comunidad artística norteamericana.

 

Pero Dalí no sólo se dedicó a pintar. Diseñó escenografía y vestuarios para ballets. Publicó una novela Rostros ocultos (1944) . Escribió guiones de películas con Alfred Hitchcock (Cuentame tu vida) y con Walt Disney (Destino) un proyecto que no llegó a finalizar. También publicó su primera autobiografía : "La vida secreta de Salvador Dalí".

También ilustró los libros Don Quijote, Macbeth la Divina Comedia, y se dio el lujo de crear un nuevo baile : "El melitón" con música propia y letra de Mao-Tse-Tung.

 

DALI CATOLICO

 

En 1948 la pareja volvió a España. Dalí había recuperado el espíritu católico de su madre y comenzó a sentir un fuerte arraigo por su Cataluña natal. Al año siguiente Dalí creó su primer cuadro inspirado en temas religiosos : "La Madonna de Port Lligat". Luego vendrían una larga serie de cuadros como el "Cristo de San Juan de la cruz" o "El sacramento de la última cena".

 

Durante la década del 50 desarrolló los principios de lo que denominó "Misticismo nuclear". Esto era básicamente una combinación de sus contradicciones entre la ciencia y la religión.

 

En 1958, compenetrado con su nueva visión católica del mundo, se casó nuevamente con Gala, esta vez en una ceremonia religiosa en Girona, España. Gala no sólo era su compañera en la vida ; era su musa inspiradora, su amante y la administradora de su fortuna. Pero no todo eran rosas. Una catalana que había servido en la casa de los Dalí aseguró que Gala se escapaba por las madrugadas, en las barcas de los pescadores.

 

DALI CON FRANCO

 

En 1964 publicó "Diario de un genio", una autobiografía en la que afirmó : "Este libro va destinado a probar que la vida cotidiana de un genio, su sueño, su digestión, sus éxtasis, sus uñas, sus resfriados, su sangre, su vida y su muerte son esencialmente diferentes a los del resto de la humanidad. Este libro único es pues, el primer diario escrito por un genio".

 

En los años 70 Dalí mismo inauguró en Figueras un museo exclusivo para sus obras. En esta década también dio una prueba concluyente muestra de adhesión a Francisco Franco al pintar un cuadro de la nieta mayor de este último. Dalí no sólo se lo entregó personalmente al caudillo, si no que lo endiosó públicamente.

 

Mientras tanto, Gala se hizo regalar el castillo de Pubol y le hizo jurar por escrito a Dalí que sólo entraría en el castillo cuando ella lo invitara. Había una razón. La anciana Gala estaba rodeada de jóvenes modelos masculinos de Dalí que eran sus amantes. Uno de ellos Jeff Fenholdt, se construyó una casa de 1 millón de dólares gracias a la "generosidad" de Gala. Pero Dalí la amaba tal cual como era.

 

En 1979 ingresó a la Academia Francesa de Bellas Artes. Se sintió feliz, pero confesó haberse sentido mas feliz cuando vendió su colección de joyas que el mismo había diseñado a unos inversores japoneses por 3.9 millones de dólares.

 

DALI SIN GALA

 

El 10 de junio de 1982, a los 90 años murió Gala, el amor de su vida. "Si no hubiese sido por ella me habría vuelto loco". Dalí se fue a vivir al castillo de Pubol y solo atinó a decir que se dejaría morir. Y casi muere dos años mas tarde cuando se quemaron las sábanas de su cama. Parece que las enfermeras, cansadas de que el anciano las llamara putas desconectaron la alarma y no escucharon cuando Dalí pidió auxilio. Fue salvado de casualidad por Robert Descharmes su secretario privado quien había pasado esa noche en el castillo. Luego de ser operado y pasar siete semanas de internación, se mudó al Museo Dalí en Figueras

 

En 1986 aceptó ser fotografiado para la revista Vanity Fair llevando la Gran Cruz de Isabel, la virgen y el tubo nasal por el que fue alimentado durante cuatro años.. Al año siguiente cayó en una extrema depresión de la que nunca más salió.

 

El 13 de enero de 1989 a las diez y cuarto de la mañana en el Hospital Comarcal de Figueras murió de una insuficiencia cardíaca asociada a una neumonía, el último genio del siglo. Los críticos de arte no lo consideraban un gran artista. Los surrealistas lo despreciaban. Es verdad. Era un hombre controvertido. Pero basta con preguntarse qué es el surrealismo. Seguramente no nos vamos a acordar de Bretón, porque un fantasma con bigotes puntiagudos nos va a soplar al oído: "¡EL SURREALISMO SOY YO" !"


Rubén Brenner

Volver al índice de biografías