Make your own free website on Tripod.com

  D i e g o   R i v e r a

El 8 de diciembre de 1886, en la casa número 8 de la calle Pocitos, en la Ciudad de Guanajato, México, María del Pilar Barrientos dio a luz a los mellizos Diego y Carlos María Rivera.

El nombre completo del primero era Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez. Su padre, Diego Rivera era maestro e inspector de obras rurales y la familia era dueña de unas minas de plata.

De bebé, Diego tenía una salud muy endeble. Estaba enfermo de raquitismo. El médico aconsejó a los padres que lo enviaran al campo. Allí quedó a cargo de una niñera llamada Antonia que lo cuidó a base de hierbas y ritos mágicos. Años más tarde Diego confesaría que amaba más a Antonia que a su propia madre. Al cumplir 1 año y medio, Carlos María murió y Diego siguió viviendo con Antonia en el campo hasta que volvió a la casa de sus padres tres años más tarde.

En 1891, cuando su madre estaba a punto de dar a luz a su hermana María del Pilar, Diego fue enviado a la estación del ferrocarril a esperar la llegada de la beba en una caja. Esperó y esperó por horas. Hastiado, volvió a su casa donde le informaron que la beba ya había llegado. Entonces pidió que le mostraran la caja. Para sacárselo de encima, le mostraron una vieja caja de zapatos. Se fue de la casa dando un portazo. A los pocos días trató de averiguar por su cuenta. Furioso, atrapó una rata embarazada y le abrió la panza con un cuchillo. Agarró las ratas bebes y fue corriendo a mostrárselas a su madre, mientras le gritaba que era una mentirosa. Para esa madre, su hijo era un monstruo y así se lo hizo saber.

Diego y la Iglesia

Diego era un chico precoz. Dibujaba con gran habilidad, hablaba con frases complejas y desconcertaba a su madre y a su tía Cesaria con blasfemias en contra de la Iglesia. A los 6 años, fue llevado a la Iglesia de San Diego para rezarle a la Virgen María. Diego protestó y dijo que el no creía en Dios. Unas mujeres lo rodearon y lo empezaron a recriminar. Diego se soltó de la mano de su tía y se fue hacia el altar. Allí dio un discurso tomándole el pelo a la religión. Por esa acción unos obreros anarquistas lo nombraron miembro de la Sociedad Jacobina de Librepensadores.

A esa edad, una de sus salidas favoritas era con un grupo de prostitutas que servían a los mineros de Guanajuato. Según Diego: "Yo era su mascota y ellas mis amores".

Un año mas tarde, la familia se mudó a la Ciudad de México, ya que las minas de plata del padre cada vez eran menos redituables.

A los 9 años con sus encantos infantiles, conquistó a una maestra protestante norteamericana de 18 años que le enseñó a hacer el amor y lo convirtió en su amante.

Repentinamente, Diego se empezó a interesar en el militarismo y le rogó a su padre que lo llevara a ver al entonces Ministro de guerra, el General Pedro Hinojoso, un viejo amigo de la familia. El General se quedó tan sorprendido con Diego que le permitió entrar en la escuela militar con sólo 10 años de edad. Pero apenas aguantó una semana ya que la vida en la Academia le resultó intolerable. Inmediatamente ingresó en la Escuela de San Carlos para estudiar artes plásticas. Sus maestros fueron Santiago Rabull y Felix Parra. Pero quien más lo influyó fue Gerardo Murillo, a quien Diego y otros compañeros le pusieron el seudónimo Dr. Atl. Un hombre que le transmitió su extraordinaria sensibilidad a los colores y a las formas. El Dr. Atl, además, era una anarquista ferviente que terminó siendo —según Mussolini— uno de los constructores del fascismo.

A Europa

Gracias a lo recaudado en una exposición de pintura al pastel que le organizó el Dr. Atl y merced a una beca que le otorgó el gobernador de Veracruz, Diego se fue a España en febrero de 1906. En Madrid, ingresó al taller de Eduardo Chicharro. Allí conoció y se hizo amigo de Don Ramón del Valle-Inclan y de Pío Baroja.

En el otoño de 1907 Rivera se fue a Francia, tratando de hacerse conocer en los medios artísticos parisinos. Durante el verano de 1909 viajó a pie por Bélgica, dibujando y pintando. En Brujas conoció a la pintora Angelina Beloff quien a partir de ahí se convirtió en su compañera de viaje. Luego se embarcó a Londres, donde se sintió impresionado por la miseria de la población obrera. Allí leyó por primera vez a Karl Marx. Al finalizar el año volvió a París y se fue a vivir junto a Angelina por unos meses. Pero las noticias de la revolución en ciernes lo hicieron decidirse por ir sólo a México.

Estalla la Revolución

El 20 de noviembre de 1910, el mismo día que estalló la revolución en Puebla, inauguró una exposición de su pintura en la Escuela de San Carlos. Se quedó en México, trabajando en la organización revolucionaria clandestina de la ciudad. En junio de 1911 fue librada una orden de detención e inmediato fusilamiento contra él. Pudo escapar ayudado por amigos de su padre, primero hacia la Habana y luego a París. Allí se casó con Angelina y juntos se fueron a pasar la "luna de miel" pintando en Cataluña.

Aconsejados por el Dr. Atl ambos pintaban en esa época con una técnica puntillista. Al exponer, en el Salón de Artistas Independientes, Diego fue invitado a participar en el movimiento puntillista y el marchand Bernheim le ofreció un contrató. Diego no aceptó y salió para Toledo donde cambió su trazo influido por El Greco y Cezanne.

En marzo de 1912 expuso en el Salón de Otoño y en el Salón de los Independientes. Ese fue el momento en el que Diego Rivera ingresó en el mundo artístico de París. Consiguió el elogio y la amistad de los grande críticos Gillaume Apollinaire, André Salmon y Coquiot.

Siguió pintando en Toledo y fue virando su pintura hacia el cubismo.

En 1914 conoció a su admirado Picasso y a Juan Gris. Sus amigos de París ya no eran lo jóvenes mexicanos de su 1er viaje, sino los grandes pintores y teóricos que estaban cambiando el arte del mundo.

Las mujeres de Diego

En 1916 construyó la chose, un aparato óptico que permitía realizar cuadros cubistas. Expuso en la Modern Gallery de Nueva York y tuvo un hijo con Angelina que sólo vivió un año y medio a causa de una meningitis. En medio de ese doloroso acontecimiento tuvo una hija llamada Mariya, con la escultora rusa Marevna Vorobieva.

En Rusia los bolcheviques habían tomado el poder. Rivera creía en aquella revolución a la que identificaba totalmente con la de su país. Mientras tanto rompió con el cubismo, volvió a la pintura figurativa clásica y se fue a vivir con Angelina a un departamento cerca del Campo de Marte.

En 1919 ocurrió un nuevo nacimiento en su "otra" familia. Tuvo su segunda hija con Marevna, llamada Marika Rivera Vorobieva.. La relación con Angelina no dio para más. En 1920 tuvo una aventura amorosa con Elen Fisher y viajó a Italia con el propósito de estudiar pintura mural. Estuvo allí un año y medio durmiendo sobre los bancos de madera de los coches de tercera clase del ferrocarril. Pero indudablemente aprendió la técnica mural. En julio de 1921 volvió a México para realizar su sueño muralista.

El sueño muralista

Rivera era amigo del presidente Obregón y le expuso su deseo. Fue investido con el grado de Coronel y nombrado Dibujante del Departamento de Bibliotecas de la Secretaría de la Educación. El Ministro de Educación José Vasconcelos puso a disposición de Rivera las paredes de los edificios oficiales para historiar la revolución. Mientras tanto su vida amorosa seguía siendo agitada: Tuvo un romance con Lupe Rivas Cacho "La Pingüica" y conoció a la modelo Lupe Marín, de quien pinto varios desnudos, hasta que se enamoró..

En enero de 1922 empezó su primera decoración mural, La Creación, en el Anfiteatro de la Escuela Preparatoria. Allí concurría la hija de una mexicana y de un fotógrafo alemán, llamada Frida Kahlo. La joven, de sólo 13 años les dijo a sus amigas que ella algún día se casaría con Diego Rivera.. Pero en marzo, Diego se casó con Lupe Marín con quien tuvo dos hijas, Guadalupe y Ruth. Se peleaban constantemente por los reclamos de Lupe. Sus motivos eran las donaciones que hacía Rivera al Partido Comunista, la pintura que le ocupaba la mayor parte de su tiempo y la susceptibilidad de Diego ante las bellas mujeres.

Ese año ingresó al Partido Comunista Mexicano. Esto llevó a que un grupo de estudiantes derechistas agrediera los murales y que la prensa hispanista comenzara a atacarlo con argumentos tales como que Rivera ponía "... las patas de los indios cerca de la nariz de las personas decentes".

Junto con David Siqueiros creó el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Revolucionarios de México.

En 1927 adquirió una casa en Mixcalco y entre Lupe y Diego la decoraron con objetos de los lugares de procedencia de ambos, Zapotlán y Guanajuato. Allí Diego alojó a grandes huéspedes como Maiakovski y Tito, mas tarde jefe del estado yugoslavo. Al año siguiente su matrimonio con Lupe Marín se cortó por las aventuras de Diego con la ex actriz de cine mudo Tina Modotti —de la que pintó varios desnudos—y con la hermana de Lupe.

Diego y Frida

En 1929 fue elegido presidente del Bloque Obrero y Campesino por lo que fue expulsado del Partido Comunista. El 22 de agosto se casó con Frida Kahlo, quien ya sufría de una invalidez producida por un grave accidente automovilístico. Frida tenía 19 años y Diego 43. Frida fue el gran amor de su vida, lo que no impidió que ambos tuvieran relaciones extra matrimoniales.

En 1933 Nelson Rockefeller lo contrató para decorar el lobby del Rockefeller Center en Nueva York. Rivera pintó el mural "El hombre en una encrucijada", pero allí incluyó un retrato de Lenin que suscitó violentas críticas de la prensa y numerosas manifestaciones de apoyo de los sectores progresistas de Nueva York. Rockefeller mandó tapar el mural inconcluso y Diego lo reprodujo al año siguiente en el Museo de Bellas Artes de México. Rivera renunció al PC y se adhirió al trotskysmo.

Rivera le da asilo a Trotsky

En 1936 se reunió con el presidente Lázaro Cárdenas para solicitarle el asilo de León Trotsky.. Una vez en México Frida y Diego recibieron a Trotsky y a su mujer en la casa azul de Coyoacán propiedad de la familia Kahlo.

Dos años más tarde André Bretón, el padre del surrealismo fue recibido también por Diego y se alojó en la casa de su ex mujer, Lupe Marín. Los tres —Rivera, Bretón y Trotsky— redactaron el "Manifiesto en pro de un arte revolucionario e independiente" en contra del stalinismo.

En 1939 Rivera tuvo una fuerte discusión con Trotsky en donde este último le dijo que ellos —los soviéticos— habían hecho la revolución para la humanidad, en cambio Rivera y los demás hacían la revolución para los revolucionarios. Nunca más se hablaron. Trotsky luego dijo de él: "Diego es atroz. Mentalmente es mucho peor que Stalin. Al lado de Rivera resulta casi un filántropo o un niño de ocho años".

Al año siguiente Trotsky fue asesinado y todas las sospechas cayeron sobre Rivera. Pero luego se comprobó que él no había participado del crimen. Por ese entonces, Diego y Frida se divorciaron y se volvieron a casar en diciembre de 1940. Juntos vivieron en la casa de Coyoacán de la familia de Frida. Diego compró la casa, la tiraron abajo y construyeron una nueva de dos pisos en estilo azteca. Frida allí fue pintando cada rincón de la casa, despojándose de preocupaciones académicas, narrando su propia historia y lo que hubiera querido ser. Desde su lecho. Como una antigua princesa. Y así se fue muriendo lentamente junto a Diego, para irse definitivamente el 13 de julio de 1954. "Ese día fue el más trágico de mi vida. Perdí a mi amada Frida para siempre... Tarde, ya, me doy cuenta de que la parte más maravillosa de mi vida fue mi amor por Frida", dijo Diego y dispuso que en la casa de Coyoacán se fundara el "Museo Frida Kahlo".

En septiembre pidió reingresar y fue aceptado en el Partido Comunista.

Al año siguiente Emma Hurtado le pidió que se casara con ella. Diego dudó. Sabía que tenía cáncer. Finalmente se casaron en julio. A fin de año viajó a la Unión Soviética para ser sometido a una operación quirúrgica Pero nada pudieron hacer. A principios de 1957 su brazo y mano derechos quedaron paralizados. Ya no pudo pintar más. El 24 de noviembre de 1957, falleció en Coyoacán. En contra de su última voluntad, fue sepultado en la Rotonda de los hombres ilustres del Panteón civil de Dolores.