Make your own free website on Tripod.com

    

Estefanía de Mónaco  

Estefanía es la hija menor de un cuento de hadas que escribieron sus padres, el Príncipe Rainiero de Mónaco y la actriz de Hollywood Grace Kelly. Nació el 1o de febrero de 1965 y fue bautizada el 13 de marzo con el nombre de Stephanie Marie Elizabeth Grimaldi. Pero claro, no fue un bautismo cualquiera. Se realizó en la Catedral de Montecarlo, que fue cubierta para la ocasión con 200.000 claveles rojos y 30.000 rosas blancas, donadas por el pueblo de Mónaco, para representar los colores del Principado. Ofició la ceremonia el Cardenal Tisserand, llegado desde Roma. Estefanía, que lucía un vestidito especialmente diseñado por Christian Dior, tuvo su primer acto de rebeldía al hacer pipí sobre el cardenal. Nunca le gustaron mucho las jerarquías. Tampoco a su hermana mayor Carolina. Su otro hermano Alberto, en cambio, siempre fue formal y respetuoso de la autoridad.

De pequeña, en las ceremonias y actos oficiales de palacio, lloraba a los gritos impidiendo que se pronunciaran los discursos y le sacaba la lengua a los fotógrafos.

Cuando los 8 años visitó a sus abuelos maternos en Pennsylvania, ya era una experta en el tenis, la náutica y la natación. Por eso les pidió que la anotaran en un campamento de deportes de verano en donde fue la capitana del equipo y ganó varias copas. De vuelta, en Mónaco, estudió danza en la escuela de María Besobrasova, pero a la semana fue expulsada, por falta de talento.

En 1980 sus padres decidieron internarla contra su voluntad, en un estricto pensionado para señoritas de Boulogne, cerca de París. Grace quería disciplina para su hija. Cuando la dejaron en la escuela, Rainiero se arrepintió y quiso volver a buscarla, pero Grace se opuso férreamente. Estefanía recordó aquel momento : "Era un infierno. Parecía una prisión. Nunca comprendí porque me enviaron allí. Yo no era tan mala como para que me encerraran así. Claro, era la época del divorcio de mi hermana con Philipe Junot y mis padres querían mantenerme apartada." Estefanía no aguanto demasiado tiempo sin rebelarse. Una semana antes de Navidad se escapó.

Entonces, decidieron cambiarla a uno de los mejores colegios de Francia : El aristocrático Instituo Saint Dominique de Neuilly, del que por supuesto, fue expulsada en octubre de 1981 por ser sorprendida fumando en los recreos, por su informal manera de vestir que no concordaba con las rígidas disposiciones de la escuela ; pero sobre todo por las pésimas clasificaciones obtenidas que destruían el prestigio de la institución. Entonces, si, su madre resignada la mandó a la escuela Charles de Foucauld, un instituto mas liberal.

Primer romance, primera traición

El verdadero motivo de la falta de preocupación por el estudio fue su noviazgo con el aristócrata Urbano Riario Sforza Barberini Colonna, cuatro años mayor que ella y amigo de su hermano Alberto. Con Urbano comenzó a frecuentar lugares de diversión nocturna y empezó a emborracharse frecuentemente. Todas las noches llegaba a algún boliche en donde se pedía una botella para ella y otra para su acompañante. Tuvo un accidente manejando ebria su moto y los paparazzi comenzaron a sacarle fotos alcoholizada. Cuando el romance termino, Estefanía vivió su primera traición : Urbano vendió las confesiones del romance a una revista italiana.

Seducción a los guardaespaldas

Por ese entonces, Estefanía ya era experta en el arte de seducir guardaespaldas, pero sólo para hacerlos cómplices de sus escapadas. Sus padres echaron a Igor, un ucraniano de 50 años totalmente dominado por Estefanía, y en su lugar pusieron a los dos principales agentes del servicio secreto de Montecarlo. Pero tampoco pudieron con ella : Se escapaba escondida en los baúles de los autos de sus amigos, disfrazada de anciana, o anudando sábanas huía por la ventana del jardín. Por esa época tuvo breves y variados romances : Philippe de Lieja, sucesor del Rey Baduino de Bélgica reemplazado al poco tiempo por Charles Edouard de Lobkowicz, el hijo de unos príncipes amigos de la familia y Ted Kennedy Junior, el hijo mayor del senador demócrata norteamericano Edward Kennedy, con quien pasó la Navidad del 81. También tuvo un romance con el actor y cantante español Miguel Bosé, quien declaró a la prensa : "Es cierto, tengo un idilio con ella y pensamos casarnos. La prueba es que los príncipes me han invitado a asistir al próximo festival del circo de Mónaco." A raíz de sus desacertadas palabras, Grace, anuló la invitación y Estefanía rompió su relación con el hijo de Dominguín y Lucía Bosé.

Paul Belmondo, primer novio oficial

A pesar de su vida disipada, Estefanía logró terminar la secundaria, pero no quiso continuar estudiando. "La sola idea de la Universidad me aburre", dijo, y se dedicó a tomar sol y a salir por las noches, aprovechando su nueva libertad. Fue entonces cuando conoció a Paul Belmondo, el hijo del actor francés Jean Paul Belmondo, quien sería su primer novio oficial. ocultado a la prensa hasta el 8 de marzo de 1982 cuando Paul le partió un bate de béisbol a un fotógrafo que los perseguía. Nadie daba un peso por la relación de los jóvenes, ya que Paul era muy mujeriego (tuvo romances con Giulia, la hija de Annie Girardot y Lisette Malidor, la vedette más cotizada de París, entre otras) y su pasión estaba puesta en el automovilismo y en el cine, mientras que a Estefanía sólo le importaban las diversiones nocturnas y era conocida por su inestabilidad. ; pero contra todos los pronósticos la relación se estabilizó. A fines de agosto de 1982, Grace, Rainiero, Carolina y Alberto se fueron en un crucero a Noruega, mientras que Estefanía se fue a la Isla de Antigua con Paul. Grace no le puso trabas, pensando que terminadas las vacaciones, la relación terminaría y Estefanía comenzaría a dedicarse a estudiar en el Instituto de la Moda de París, donde su madre la había inscripto.

Haciendo esquí acuático, Estefanía se dio un fuerte golpe en la cabeza. Le pusieron unos puntos y se fue a Roc Agel, - una propiedad de la familia en las afueras de Mónaco -, antes de comenzar sus clases en París. Cuando llegó Estefanía le dijo a su madre que estaba más enamorada que nunca y que ya no le interesaba la moda. Su deseo era hacer un curso de manejo junto a Paul, para convertirse en piloto de Fórmula 1. Su madre dijo que no aceptaría tal cosa y discutieron todo el fin de semana sin llegar a un acuerdo.

Un lunes trágico de vuelta de las vacaciones

El lunes Rainiero se fue temprano y Grace despertó a sus hijos poco antes de las nueve de la mañana. Se despidió de Alberto con un "Nos vemos luego" y se dirigió con Estefanía aun somnolienta hacia el automóvil Rover 3500 verde, para volver a Mónaco. Grace le puso la excusa al chofer de que debía llevar unos vestidos en el asiento trasero y que por lo tanto ella manejaría. En realidad quería seguir hablando a solas con su hija. El auto se fue por la ruta 53, pasó dos curvas lentamente y en la tercera el coche empezó a zigzagear de un lado al otro de la carretera y en lugar de tomar a curva, el auto siguió de largo, rompió la valla de protección y cayó en el precipicio. Estefanía se fracturó una vértebra y fue internada en el hospital Princesa Grace. Su madre no corrió la misma suerte, luego de una operación cayó en estado de coma profundo y a las 22 : 15 del 14 de septiembre ante el llanto desconsolado de Rainiero, Alberto y Carolina, le desconectaron el aparato y murió. Estefanía no participó de la decisión familiar ni fue a los funerales que despidieron a su madre. Estaba en la habitación 112 del hospital y nadie se animaba a decirle la verdad. Permaneció doce días en el hospital con Paul Belmondo siempre a su lado, dándole de comer en la boca cuando perdía las fuerzas. Cuando Rainiero decidió comunicarle a Estefanía la muerte de su madre, Paul quiso estar presente. Fue esto lo que hizo que Rainiero comenzara a apreciar a Belmondo y a alojarlo en su casa durante la convalecencia de Estefanía.

En aquel momento se insinuó que en realidad la que iba conduciendo era Estefanía.. Lo cierto es que Grace y Rainiero eran estrictos y nunca permitieron que sus hijos manejaran fuera de los límites de la propiedad hasta no cumplir la mayoría de edad y tener su registro de conducir.

La relación duró más de dos años. Estefanía se apaciguó y empezó a trabajar como estilista en la casa Christian Dior, apadrinada por Marc Bohan, un gran amigo de su madre y de su hermana. En abril de 1983 Comenzaron a buscar un departamento en París a donde ir a vivir y Paul anunció a la prensa que se comprometerían a mediados de 1984 y que se casarían en 1985.

Sin embargo algo ocurrió la primera semana de agosto que la hizo dejar de interesarse en el trabajo y en Paul.

Anthony Delon

En el verano, yendo a la Playa del Beach Hotel de Mónaco se encontró con Anthony Delon, el hijo de Alain Delon. De pronto Estefanía se enloqueció y cayó rendida a sus pies. Se subieron a una Scooter y empezaron a dar vueltas endemoniadas en el mar. Luego se tiraron en la arena y comenzaron a besarse apasionadamente a la vista de todo el mundo.

Unos días mas tarde Paul fue a esperar a Estefanía a la salida de su trabajo en Dior y se fueron a tomar un café para discutir que le dirían a la prensa. El comunicado oficial diría luego : "Para evitar toda especulación sobre una posible reconciliación, hacemos saber que nuestra relación sentimental ha terminado, pero conservamos buenas relaciones amistosas." Esa noche Paul pasó a buscar sus pertenencias por el departamento de Estefanía y se perdió por las calles de París. En un restaurante cercano, ajenos a las tristezas de Paul, la nueva parejita brindaban por el amor con sendas copas de champagne. Amor que sólo duraría dos semanas, cuando Estefanía descubrió que a su nuevo novio le importaba más la publicidad que la relación : llamaba a los fotógrafos a escondidas de ella, para informarles de todos los movimientos de la pareja.

De brazo en brazo

Después de la ruptura, Estefanía cayó de brazo en brazo. Primero fue el corredor de Fórmula 1, Alain Prost a quien siguió por todos los circuitos de Europa, matizando con un joven modelo de su edad, Stephane Labelle, hijo de un poderoso industrial francés. También pasó un buen rato con el rockero Ron Bloom, con quien no sólo estuvo zapando con la guitarra eléctrica cuando quedaron encerrados en el camarín durante una gira por los Estados Unidos. Disfrutó de la compañía del actor Rob Lowe, cuando todavía era actor de películas pornográficas. Compartió al playboy francés Mario Oliver con la modelo norteamericana Verna Richland y con la modelo sueca, Mette Barfoed Puolsen..

Rainiero se enojó verdaderamente con Estefanía por esta relación, porque no quería que cometiera el mismo error que Carolina con Junot, y además porque Oliver se había casado dos veces, tenía una acusación por violación y por sobre todas las cosas, porque se teñía el pelo.

Anuló tres veces el casamiento con Jean Yves Le Fur quien le regaló un solitario con sólo las iniciales "J.Y. a S" cuando se comprometió ; pero quien si le había dado más que las iniciales fue su novio anterior Mario Oliver quien tatuó su nombre en la cola de Estefanía. Le Fur, muerto de celos, la intimó para que se quitara el tatuaje antes de la boda. Pero la boda nunca llegó a concretarse.

Sur, paredón y Ducruet...

Como Estefanía podía hacer lo que se le viniera en gana, decidió ser cantante pop. En 1991 vino a la Argentina a cantar en una discoteca y a participar en el programa Hola Susana, pero dejó sus compromisos inconclusos al escaparse a Santiago de Chile porque, según sus declaraciones, "se sentía ofendida por el trato que había recibido a su llegada a La Argentina." En Chile tampoco le fue muy bien que digamos. Aunque si actuó en el país transandino, las críticas fueron despiadadas con ella : Legaron a decir que habría que fusilarla para que no cante más.. Entre los guardaespaldas que la acompañaban había uno por el que Estefanía parecía tener una especial simpatía : Daniel Ducruet, simpatía que quedó confirmada al año siguiente. Claro que hubo un pequeño escollo , nada que una princesa no pueda solucionar : Ducruet acababa de tener un hijo con otra mujer. La solución fue sencilla : Estefanía se dejó embarazar, el guardaespaldas abandonó a su familia y se fue a vivir con ella. Cuando nació el hijo de ambos, Luis, Ducruet empezó a correr rallys y puso una empresa de seguridad. Lo que nunca dijo es si en esa agencia enseñaban a conquistar a las damas que protegían.

Condiciones del abuelo Rainiero

En 1994, la pareja tuvo una niña a la que llamaron Paulina. Ya conformada la familia tipo, el abuelo Rainiero no tuvo más remedio que aceptar a Ducruet, pero le puso varias condiciones para el casamiento : Que aprenda la historia del Principado y de Francia, que sepa distinguir los distintos títulos nobiliarios, que aprenda cinco idiomas, que cuando hable con Rainiero lo llame "Mi Señor" y que cuando se diriga a su cuñado Alberto, lo llame "Su Alteza Serenísima" ; pero sobre todas las cosas que muestre en público un comportamiento ejemplar. Ducruet dijo que si a todo, - total ya estaba jugado - y la boda se concretó el domingo 1o de julio de 1995 a las 20 :30.

Al borde de la piscina

Cuando parecía que finalmente Estefanía había alcanzado la paz, en agosto de 1996 recibió un nuevo golpe : su marido apareció en la revista Eva Tremila en una secuencia de fotos haciendo el amor con la "ex Miss Bélgica Desnuda" Fili Houteman al borde de una piscina. La modelo fue presentada por Frédéric Bouvy, su copiloto de carreras en las 24 horas de Francia, quien también había sido amante de Fili. Pero la chica quería fama ; y la conseguiría con la ayuda de su amante oficial, el fotógrafo belga Yves, estratégicamente ubicado cerca del lugar planeado con una cámara con teleobjetivo. Las fotos resultaron espectaculares. Primero Ducruet negó todo y dijo que era una confabulación. Pero Fili no se detuvo. Vendió a la revista Gente italiana una entrevista en la que afirmaba que fue el marido de Estefanía el que la buscó y le dijo que la amaba pero que ahora la había amenazado de muerte.. Que en aquel momento ella no sabía que era un hombre casado, y casado con tal alcurnia. Ni siquiera se privó, en el reportaje, de aconsejar a la princesa. Le sugería que, tal como estaban las cosas, se hiciera la distraida y se quedara con el infiel, como única vía para que ella dejara de recibir amenazas de muerte.

Pero Estefanía humillada, no aceptó tal sugerencia y anunció por medio de su abogado, Thierry Lacoste, que el divorcio ya estaba en marcha. Mientras tanto Rainiero, cansado de tanto chismorreo decidió que año que viene abdicaría en favor de su hijo Alberto, el que nunca tuvo novia.


R.B.